Son el resultado de un virus y suelen ser contagiosas. Son abultamientos rugosos que, a veces, derivan de una hiperfunción de la capa córnea de la piel.

Pueden extirparse químicamente con sustancias abrasivas, que forman parte de pomadas o lociones recetadas por el médico. La electricidad se utiliza siempre que el especialista considere necesario cauterizar la raíz. Las verrugas pueden desaparecer solas con el simple paso del tiempo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Abrir chat
Hola