En las paredes de las venas se van depositando toxinas y residuos productos por el metabolismo celular. Estos depósitos estrechan las venas, y los músculos no son capaces de realizar correctamente la operación del bombeo para que la sangre retome al corazón. Por ello, las válvulas comienzan a fallar y las venas a abultarse, dando origen a las antiestéticas várices.

Una buena higiene es el mejor tratamiento para las várices, sobre todo si se tiene antecedentes familiares varicosos. Es indispensable practicar gimnasia, realizar algún deporte o empezar a tomar clases de danza, subir las escaleras a pie y pasear en bicicleta frecuentemente.

Cualquier ejercicio es bueno con tal de no permanecer mucho tiempo de pie o sentado, pero el más recomendado es la natación. Las duchas de agua fría, las corrientes de agua a temperaturas alternas y los burbujeantes “Jacuzzi” dilatan y fortalecen las venas favoreciendo la circulación. Nunca use prendas demasiado ajustadas porque pueden oprimir o poner alún obstáculo al flujo sanguíneo. La dieta también es básica, se deben evitar las grasas de origen animal, el azúcar refinado y las frituras. Además, es importantísimo aumentar el consumo diario de verduras y frutas secas.

Las várices graves se extirpan con una operación quirúrgica específica. Para los casos más leves, algunos centros de estética llevan a cabo tratamientos por medio de la inyección de sustancias esclerosantes que frenan de forma radical este complicado proceso varicoso pero siempre es mucho mejor consultar con el especialista respectivo..

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Abrir chat
Hola
Salir de la versión móvil