Con las yemas de los dedos realice un desplazamiento suave por la superficie cutánea. Se puede seguir el mismo orden de aplicación, iniciando el movimiento por la frente, sienes y entrecejo, para bajar por la nariz, rictus, pómulos y mejillas. A continuación se trabaja la aplicación de alrededor de los labios, sin olvidar el labio superior.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Abrir chat
Hola