manicura-pedicura-

Siempre se ha dicho que para saber la edad de una mujer lo que hay que hacer es mirar sus manos porque, más que ninguna otra parte del cuerpo, reflejan el paso de los años al presentar grietas, arrugas, piel deteriorada y poros abiertos. Además, las manos tienen una gran importancia social, ya que denotan los hábitos de cuidados e higienes de su dueño y están constantemente expuestas a las agresiones del exterior.

p

Otro tanto puede decirse de los pies; aunque la mayor parte del año permanezca oculto a miradas ajenas, exigen una higiene constante y minuciosa, porque hay bacterias que se alimentan del sudor produciendo muy mal olor, y al estar encerradas en el calzado, la proliferación de gérmenes aumenta. Además, soportan todo el peso del cuerpo y cualquier molestia en ellos, como puede ser una grieta en su piel o una dureza, que además de ser muy incómoda, dificulta una forma correcta de caminar.

El cuidado de las manos no solo es una cuestión estética; la higiene de esta parte del cuerpo tiene una gran incidencia en la salud de todo el organismo.

crema8

La naturaleza provee un amplio abanico de elementos con los que se pueden preparar excelentes productos para su cuidado: jabones, geles, cremas hidratantes y nutritivas, así como productos específicos para tratar grietas, desodorantes naturales para combatir las bacterias responsables del mal olor o productos regeneradores de uñas, entre otros. Los tratamientos de manicura y pedicura implican, además de limpieza, exfoliación, hidratación, nutrición y regeneración, los cuidados destinados a las uñas y las zonas adyacentes a ellas, tanto de manos como de pies.

u

6 Pasos esenciales para la manicura y pedicura:

  1. Limpieza

Junto al rostro, las manos son la parte del cuerpo que tiene el contacto más frecuente con el exterior. Además, no solo están al descubierto, sino que también son la parte del cuerpo con la que se toca el mundo. Por esta razón se ensucian con mucha facilidad y su aspecto empeora rápidamente.

Es conveniente lavarlas varias veces al día, cosa que se hace naturalmente antes de comer, después de tocar sustancias pegajosas o que tiñen, etc.

      2.  Exfoliación

La exfoliación de las manos, al igual que la que se realiza en otras áreas del cuerpo, tiene la función de retirar las células muertas y las partículas ajenas a ella, que se hayan incrustado. Debe realizarse, por normal general, una vez a la semana o cuando la ocasión lo requiera.

pies

Esta operación adquiere una importancia mayor en caso de realizar un trabajo repetitivo que produzca una rozadura constante en un dedo o en la palma, como ocurre por el uso de ciertas herramientas. A la larga, como protección natural, la piel de ese punto engrosa formando una dureza.

     3. Hidratación

Sometidas al contacto con diferentes agentes químicos, como son algunos detergentes y jabones, así como al polvo, exigen una mayor hidratación, máxime cuando se vive en un lugar con clima seco. Al menos una vez al día será necesario ponerse una crema o leche hidratante para mantenerlas siempre tersas, suaves y sanas.

    4.  Nutrición

Es imprescindible que la piel de las manos este bien nutrida, ya que eso le da flexibilidad y resistencia, además de un aspecto impecable. Con productos naturales se pueden elaborar cremas sencillas, pero muy eficaces a la hora de ayudar a las células a regenerarse y a producir las sustancias que necesita la piel para mantenerse siempre joven.

    5.  Cuidado de las uñas

El cuidado de las uñas no solo es una cuestión estética; la higiene de esta parte del cuerpo tiene una gran incidencia en la salud de todo el organismo porque en su borde es donde se acumula la suciedad. Algunas infecciones, como son los panadizos, si bien pueden producir en cualquier zona, son más propios de la falange que contiene la uña, por eso es necesario extremar su limpieza.

fortalecedor

Una mano bien cuidada, con unas uñas arregladas y bonitas, es una excelente carta de presentación que habla por sí misma del esmero que dicha persona pone en lo que hace.

   6.  Utensilios para hacer la manicura y pedicura

  • Bastón de palo de naranjo

Se emplea para empujar de forma suave la cutícula de la uña hacia atrás, una vez que esta se haya ablandado y flexibilizado con crema.

  • Tijera para uñas

Su forma curva y su pequeño tamaño hacen de ellas el instrumento perfecto para dar a las uñas un borde redondeado.

  • Corta uñas

Es un instrumento cuyo mecanismo de acción y filo resulta adecuado para cortar, dando forma, al mismo tiempo, incluso a las uñas más resistentes.

  • Limas

Las más adecuadas son las no metálicas, porque tienen un sistema abrasivo más suave con el que se controla mejor la forma que se da a la uña.

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.